Amamos tomar cerveza Stout

8649899425_7ca8f99144_o

En el mundo de las cervezas negras, existe una gran confusión a la hora de diferenciar entre una Stout o una Porter ¿Son lo mismo? ¿Tienen relación? La verdad es que sí la tiene, y hay una historia que cuenta cómo la Stout nació y es conocida como la hermana “corpulenta”.

Para hablar de la Stout, primero debemos hablar de la cerveza Porter. Durante el siglo 18, en Gran Bretaña, nació la primera versión de esta variedad. Tenía un alto grado de fermentación, era muy oscura y con un sabor amargo intenso, mucho más fuerte que lo que consumimos ahora.

A medida que la cerveza Porter se iba popularizando, se comenzaron a elaborar variedades más amargas, complejas y fuertes, que fueron llamadas “stout porter”, traducido como “porter corpulenta” o “porter fornida”. Éstas nacieron en Irlanda.

Esta variedad de Porter, más amarga, comenzó a ganar popularidad, tanto en Gran Bretaña como Irlanda, por lo que de a poco fue abandonando su nombre de pila para ser llamado derechamente como Stout. Pasó de ser una característica de la Porter a tener su propia variedad. Se merecía ese reconocimiento.

Hoy las diferencias entre la Stout y la Porter siguen siendo mínimas. La primera ya no es necesariamente la más amarga y lo que verdaderamente las separa es la cantidad de cebada tostada usada, siendo la Stout la que más lleva, lo que le da un sabor más marcado.

Entre las marcas que producen este tipo de cerveza, podemos nombrar: Guinness, Kross, Hathor, entre otros. Las estilos más populares de la Stout son:

Stout seca: Es la versión original de los irlandeses. Lo caracteriza su color oscuro, sabor tostado (se produce con cebada tostada) y alta cremosidad. La marca más popular es Guinness, que produce este tipo de cerveza desde el siglo 18.

Stout dulce: Es la variedad con menos alcohol (no más de 3,5%). Se caracteriza por su color ámbar, y como lo dice su nombre, por su sabor dulce. En su proceso de elaboración se utilizan azúcares lactosos. Como dato anecdótico, en el siglo XIX se le recomendaba esta cerveza a las madres lactantes, ya que funcionaba como “suplemento alimenticio” por sus propiedades.

Imperial Stout: Se le llama así a la variedad más fuerte de esta cerveza negra. Posee un alto grado de alcohol (mayor al 7%). La historia dice que la Imperial Stout era enviada a la corte del zar ruso (hablamos del siglo 18), donde sentían un gran amor por las cervezas amargas. Su gran concentración de alcohol y lúpulo evitaban que el líquido se congelara por las bajas temperaturas en Rusia. Ahora sabemos por qué le se llama Imperial.