Cerveza y lúpulo: amigos inseparables

Fuente de propiedades antibacterianas, el lúpulo ha servido históricamente para la conservación. Así es como la planta de la familia de las cannabáceas se convirtió en uno de los ingredientes esenciales en la producción de cerveza en el mundo. Cerveza y lúpulo: dos amigos inseparables.

lupulo

Pero lo que acá nos interesa: el lúpulo puede ser agregado en diferentes momentos a la cerveza. Todo dependerá de las propiedades que queramos darle: sabor floral, frutal u otro experimentado gusto que derivará en una nueva y sorprendente cerveza artesanal.

Por otro lado, la lupulina es la resina extraída de los pétalos de la flor del lúpulo que se ocupa en la elaboración de cerveza. Esta resina contiene ácidos y otros componentes que hacen todo el trabajo de la transformación de los diferentes sabores. Pura magia.

¿Y qué es lo que hacen específicamente los ácidos del lúpulo? Proporcionar estabilidad antibacteriana, funcionando como un conservante natural que incluso produce actividad frente a la osteoporosis, cumpliendo además una función antiinflamatoria. O sea, el lúpulo posee sus ventajas incluso saludables. Por eso lo amamos mucho mucho.

Ahora, si hablamos específicamente de cerveza, los principales beneficios de que el lúpulo forme parte de la bebida artesanal son: características únicas para cada cerveza y el factor agronómico para el cultivo, teniendo en cuenta también que es necesario realizar un control de verificación de calidad, el almacenamiento y el procesamiento de este último.

Estos son los aspectos que hay que tener en cuenta al momento de la fabricación de la cerveza, ya que a partir de ellos variará el tipo de líquido que se produzca.

Como dato relevante para ti, amante de la cerveza: la variedad “India pale ale”, más conocida como IPA, posee altos niveles de lúpulo, lo cual provoca un perfecto equilibrio entre amargor y dulzura.

Y si eres productor de cerveza ¿Qué opinión te merece el lúpulo? ¡Queremos saber!