Cristian Villarroel y su Scar

14608697_627421044086599_6462604872309412009_o

A partir de este mes vamos a ir liberando contenidos de la revista para suscriptores Suscribeer. No es que dejen de ser exclusivos, pero una vez cerrado el mes, creemos que no tiene sentido seguir reteniéndolos. Así que dicho sea esto los dejamos con el protagonista de la entrevista de Octubre: Cristian Villarroel, fundador de Scar

Partí en este mundo de la cerveza con un amigo con el que trabajamos juntos por casi dos años, produciendo dos litros por batch, pero mi socio tuvo que retirarse por problemas personales. Me quedé solo, busqué alternativas de nombre y pensé en un nombre corto y memorizable, y qué mejor que el de mi perrito “Scar”, mi inspiración; Mis cervezas eran bastante especiales porque siempre estaban pasadas a lúpulo, qué mejor que darle fuerza con un perro, un bóxer, y así nació Scar. Por supuesto que es difícil; hay dos caminos: Uno en el que te ganas un concurso y pones una tremenda planta cervecera, produces mucho e inviertes mucho en marketing, pero yo vengo del mundo homebrewer y este mundo es bastante complicado, nadie te da créditos, los recursos se tienen que construir poco a poco. Yo llevo trabajando 4 años y ya me he ganado un espacio poco a poco, con mucho trabajo, apoyándome de distribuidores importantes, buscando gente que quiera probar algo distinto. Mi trilogía Scar llegó para quedarse, ya que son las que nos ayudaron a ser lo que somos ahora. Vamos a mostrar en nuestra web todo este tiempo de recorrido y las próximas novedades. Se vienen estilos nuevos, como la Strong Bitter (una Pale Ale inglesa), una nueva American Stout, de sabores muy intensos, y una cerveza de estilo belga con 9º de alcohol, la que saldrá principalmente en schop, aunque tendremos un batch exclusivo de unas 50-80 botellas. Siempre hemos sido de la idea de crecer paso a paso, pero sostenidamente. En cinco años más creemos que la cervecería Scar debería estar produciendo unas 4 veces más cerveza que ahora, lo que es un gran desafío y un trabajo constante. Beerly para mí es una empresa con mucho empuje. Cuando conocí a Pablo, su fundador, lo encontré muy entusiasta y sacrificado y hoy en día han crecido mucho, con un potente staff. Yo he creído en Beerly como Beerly ha creído en mí, lo que nos ha permitido tener un espacio en el mercado. Hoy cambiaron su formato, el que me acomoda bastante y me permite que clientes de todos tipos de paladares, especializados y no especializados, puedan probar mi cerveza. Quiero seguir con Beerly todo el tiempo que podamos y les agradezco por creer en nosotros.