¿De qué depende ese hermoso color en mi Cerveza?

Siempre que tengo una exquisita y sudada copa de cerveza en la mano me pregunto ¿A qué se deberá este color, que de tan solo verlo produce increíbles respuestas en mi cuerpo? Y eso es mucho decir, pocas cosas en la vida me hacen reaccionar tan ciegamente como lo hace un vaso de cerveza recién servido ¿Les pasa también? ¿o soy solo yo?

Esta característica depende de muchos factores, como por ejemplo a la familia a la que pertenecen, en las que encontramos a Ale (de alta fermentación) y Lager de baja fermentación (que de paso es una de las más populares en el mundo).

Y aunque no lo crean, nada aquí es al azar. La gama de tonalidades de este brebaje abarcan desde matices amarillos a negros, incluyendo rojizos (mis preferidos) y cafés. Esta coloración está definida por el Método de Referencia Estándar (SRM por sus siglas en inglés), sistema que es adoptado a nivel mundial por la industria cervecera y que mide la disminución de la intensidad que sufre la luz al atravesar media pulgada de cerveza ¿Fantástico, no?

Otra de las cosas que influyen notablemente en el color de nuestra bebida favorita es el tipo de malta que se utiliza en su elaboración. Las maltas denominadas base, como la Pilsner y la Pale aportan el color amarillo característico, mientras que las maltas coloreadas, como la Cristal, Chocolate y Negra son las encargadas de proveer cuerpo, carácter y color a nuestro vaso. Pero además de esto, al ser el ingrediente principal, le otorga los carbohidratos, minerales, vitaminas, aminoácidos y ácidos orgánicos. ¿Quién dijo que la ciencia no estaba presente también en la cerveza?

Sin embargo, en su mayoría, el color es determinado por la temperatura de secado durante el malteado, de forma que las temperaturas más altas, darán por resultado maltas más oscuras. La tonalidad está muy relacionada con los aromas y sabores de la cerveza, ya que durante la elaboración surgen compuestos aromáticos conocidos como pirazinas.

En los extremos del color tenemos a las Pale Lager y Pilsner con los tonos más amarillos y pálidos, y en sus sabores se distinguen las maltas y lúpulos, mientras que diametralmente opuestas tenemos las cervezas Stout con un color casi negro, las que poseen un cuerpo seco y cremoso con sabores predominantemente a café y chocolate.

Aunque es difícil poder elegir una preferida, siempre habrá una cerveza para cada momento, tema del que hablaremos en otra ocasión. Y tú ¿Cuál prefieres?

Cervezacolor