Servir cerveza tiene sus técnicas ¡Beerly las revela para ti!

Flickr_-_cyclonebill_-_Ravnsborg_Rød

¿Crees que no importa como sirvas la cerveza? ¿Crees que la espuma no afecta en nada al sabor? Bueno, eso es verdad si estás consumiendo una de baja calidad, pero cuando pones tus manos en una gran botella, sí que importa como la sirvas.

 

Una buena cerveza merece ser tratada como una reina. Cómo la sirves es de vital importancia para apreciar en un 100% el trabajo hecho en ella. Si lo haces bien, tendrás en tus labios lo mejor del aroma, textura y sabor de la cerveza que consumes.

Sigue estos pasos y conviértete en un maestro para servir cervezas (y un maestro en beberlas también).

Mantener el vaso inclinado a 45º (o similar)

Para servir la cerveza, debes tener tu vaso, copa, o lo que sea que utilices para beber, en posición diagonal (a 45º). Ésta es la posición ideal para que la cerveza bote la menor cantidad de espuma.

La inclinación del vaso es inversamente proporcional a la cantidad de espuma que creará tu cerveza. Si lo dejas en posición recta, ten por seguro que lo que menos verás en tu vaso es cerveza (y no te gustará).

Verter la cerveza en la mitad del vaso

Cuando ya tengas el vaso inclinado, debes servir la cerveza lentamente, intentando que recién toque el vidrio en la mitad. Los expertos dicen que este es el punto preciso para que la cerveza mantenga todo su aroma y sabor.

Te recordamos nuevamente que al momento de servir la cerveza, lo mejor es hacerlo lento, pero seguro. Esos segundos que te tomarán luego los agradecerás cuando el brebaje llegue a tu paladar (y a tus sentidos).

Volver a los 90º grados

Cuando ya tengas la mitad del vaso servido, debes lentamente devolver el vaso a su estado original, o sea en posición vertical (90º). En ese momento la distancia entre la botella y el vaso es poca, por lo que lo mejor es dejar el vaso en su posición normal.

Para mantener la cerveza en su mejor momento, también te recomendamos verter la cerveza en el punto medio del vaso.

Dejar un dedo del vaso vacío (o en su defecto con espuma)

Por más buena que sea la cerveza, te recomendamos no llenar el vaso en su totalidad, sino dejando un dedo de distancia. Ese espacio permite que la cerveza libera aroma y sabor, junto con darle estilo.

¡Beber!

Llegamos al paso favorito de todos: beber la cerveza. Acá no te daremos una técnica, sólo te recomendamos disfrutarla como a ti más te guste ¡Salud!